Guía de buena práctica clínica en Alzheimer y otras demencias

12/01/12 por sovpal

Las demencias en general, y a la enfermedad de Alzheimer en particular, tienen consecuencias devastadoras para quienes las padecen (aumento de mortalidad, morbilidad, merma de calidad de vida), para sus cuidadores (salud psico- física, impacto familiar, etc.) y para la sociedad (consumo de recursos socioeconómicos). La prevalencia, ligada al envejecimiento poblacional y la mejora de la sensibilidad y tecnología diagnóstica, es alta y tiende a crecer, configurando uno de los principales problemas de Salud Pública en las sociedades desarrolladas.

La mayoría de los pacientes con demencia en la comunidad rondan o superan los 80 años de edad, encontrándose prácticamente el 50% de ellos en fases moderadas o graves de la enfermedad. En ellos la pluripatología es la regla, la sintomatología es diversa (cognitiva, neuropsiquiátrica, etc.), y la dependencia funcional y el apoyo sociofamiliar aparecen como elementos claves en los planes de intervención.

En el escenario esbozado, la aproximación diagnóstica y terapéutica al paciente y cuidador (unidad básica de actuación) ha de ser integral, en la doble perspectiva de las esferas a considerar (física, psicológica, funcional, social) y los cuidados a proveer (preventivos, asistenciales, rehabilitadores), integrada y coordinada con los recursos sanitarios y sociales del entorno, y llevada a cabo por equipos multidisciplinares de trabajo. Junto a los recursos especializados implicados (Neurología, Geriatría, Psiquiatría, etc.).

Dr. José Manuel Marín Carmona

Médico Geriatra. Coordinador del Grupo de Demencias de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

Descarga el documento  completo aquí:

OMC-guialazheimer-021