En el cuidado global al enfermo terminal, la familia posee uno de los roles más importantes que no puede ser sustituido por el equipo cuidador: ofrecer la compañía y el cariño al paciente para que se sienta acompañado hasta su fallecimiento logrando una muerte digna.

Pero este acompañamiento precisa en gran medida de la información, formación, optimización de recursos y apoyo que parte del equipo se ofrece a los cuidadores. Uno de los trabajos del equipo cuidador será dar pautas de implicación en el cuidado a la familia, tanto en lo referente a cuidados básicos, como en cuanto a información sobre diagnóstico y desarrollo de la enfermedad y pautas sobre qué hacer ante la aparición de síntomas molestos. Todo lo anterior confiere un sentimiento de utilidad a la familia, así como ayuda en el proceso de adaptación a la enfermedad del ser querido, al proceso de morir y al inicio de duelo.

Para el paciente, supone no sentirse aislado de su propia familia percibiendo que todos los cuidadores (profesionales y familiares) siguen un criterio único. La participación de la familia en el cuidado del paciente persiste incluso en los momentos de agonía y, tras el fallecimiento del ser querido, es el equipo el que debe procurar, mediante una serie de actitudes y procedimientos, que la familia se sienta apoyada, reconocida en su labor y con recursos para afrontar el inicio del duelo.

Documentos relacionados

PSICOLOGIA-POSITIVA-UNA-NUEVA-FORMA-DE-ENTENDER-LA-PSICOLOGIA-pdf

LA-PARTICIPACION-DE-LA-FAMILIA-EN-LA-AGONIA-Y-TRAS-EL-FALLECIMIENTO

IMPORTANCIA-DEL-APOYO-PSICOSOCIAL-EN-LA-TERMINALIDAD-Astudillo

COMO-AYUDAR-A-LA-FAMILIA-EN-LA-TERMINALIDAD

COMO-APOYAR-AL-CUIDADOR-DEL-ENFERMO-ONCOLOGICO

COMO-APOYAR-A-CUIDADORES