El valor de la vida se relaciona en este caso con lo que cada persona representa en sí misma, un mundo por descubrir, una historia viva que ha contribuido en su momento a la evolución de nuestra sociedad. Dar valor a su vidaes una forma de solidaridad y gratitud.

El significado de la vida, nos trae al campo de los valores, de lo espiritual, lo trascendental que hace mover al mundo, lo que no es visible pero está. Esto convierte a cada ser humano en único e irrepetible y es esencial conocerlo si deseamos aliviar el sufrimiento y recuperar la persona que ha sido y es para que acepte la nueva situación, para que sepa que no ha vivido en vano y que por ese motivo, acepte que ya puede morir en paz.”

El significado de la vida, nos trae al campo de los valores, de lo espiritual, lo trascendental que hace mover al mundo, lo que no es visible pero está. Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos
Paseo Juan XXIII, 6, Gal. Comerciales 3D – 20016 Donostia

La Medicina Paliativa se relaciona con tres cosas: la calidad de la vida, el valor de la vida y el significado de la vida”. Al hablar de la calidad de vida, nos referimos a la liberación del dolor, del temor y de otros síntomas molestos, a la calidad de cuidados que proporcionemos al enfermo, a la buena comunicación que desarrollemos para conocer sus necesidades, con respeto a su voluntad y a su dignidad personal, más aún cuando en esta etapa, el enfermo es y debe ser el verdadero protagonista.

Los servicios de cuidados paliativos son de calidad cuando el paciente se mantiene en una situación de confort el mayor tiempo posible. Todos los enfermos tienen derecho a recibirlos en los diversos ámbitos y servicios tanto domiciliarios como hospitalarios o centros sociosanitarios. Es necesario que los profesionales controlen los síntomas molestos de forma prioritaria, en particular aquellos que el enfermo considere una amenaza a su existencia y que se le ayude de forma personal como a su familia en la toma de decisiones. El apoyo emocional y el alivio del sufrimiento espiritual es importante aunque no siempre posible. En la atención a la terminalidad se requieren unas habilidades y formación especializada que mejora el proceso de cuidados, así como la forma de comunicarse y de dar información.